Foto: Cortesía Pinterest.

Tenerife 25 de julio 2020.

¿Porqué tantos llegaron al Norte del Sur (Venezuela)? Parte I

Hoy en día quienes tengan menos de 30 años de edad difícilmente esto lo entiendan o incluso lo crean.

Y lo que no saben es que nuestra amada Venezuela en la década de los 50’s- 60’s, fue uno de los países en el mundo que recibió más extranjeros, desde todas las latitudes.

Éramos el país más de rico de Latinoamérica, según estadísticas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), teníamos el PIB más grande del hemisferio occidental por encima de E.E.U.U. y del Reino Unido, con las reservas petroleras más grandes del mundo.

Desde lejanos rincones en el mundo como el Medio Oriente y el Este de Asia, así como desde Europa entera en especial España, Italia, Francia, Portugal, Grecia, Alemania, desde el propio continente americano, del Caribe y las Antillas llegaron inmigrantes huyendo de las guerras y hambrunas que vivieron en sus épocas.

La mayoría de ellos acompañados de una maleta llena de esperanza con sus familias, buscando oportunidades para un futuro mejor.

Nos convertimos en La Meca para los inmigrantes, además de las causas por la prosperidad económica que vivíamos, también la seguridad jurídica enmarcado en un fuerte sistema democrático que le garantizó la vida y sirvió de refugio a todos los que huían de las dictaduras como los casos de chilenos (Pinochet), argentinos (Juntas Militares) y españoles (Franco).

Se calcula que mientras duró, entre los años 1950 y 1970 llegaron varios millones de ellos a Venezuela.

Había suficientes riquezas para TODOS, léase bien; TODOS. No teníamos distinción para atender y recibir con los brazos abiertos a extraños que llegaban buscando una mejor vida, lo que rápidamente fue percibido por ellos e hizo la alegre y rápida adaptación a nuestro entorno.

Muchos de ellos nos aportaron costumbres y conocimientos que nos ayudaron a crecer como país y como ciudadanos.

En su mayoría gente buena y trabajadora, que con el esfuerzo de su trabajo ayudaron a mantener y dar de comer a sus familias dejadas en sus países de origen (realidad que hoy nosotros estamos padeciendo).

Ahora yo viviendo en España (Tenerife), he escuchado historias de algunos de esos protagonistas, en donde me cuentan que en esa época, en su casa comían gracias al dinero que sus familiares les enviaban desde Venezuela, muchas de estas historias eh…, y también de familias que pidieron prestamos para irse a Venezuela ( comprar boletos y dinero para llegar), que costaba alrededor de 5.000 pesetas y en apenas 1 mes (lease bien: un mes) , ya habían podido pagar dicho préstamo con lo que habían ganado con su trabajo allá.

 Figurense ustedes que para el año 1966 (año en el que llega al mundo este quien les escribe), el sueldo en España era de 2.520 pesetas, y en Venezuela el sueldo mínimo era de Bs. 270,00, lo que se traducía al cambio 9.450 pesetas (1,00 Bs. eran 35 pesetas).

Esta historia continuará, para poder entender mejor lo que ahora nos está pasando a nosotros, la historia inversa como le llamamos nosotros.

P.D. ¿Recuerdas tú de donde eran los dueños de la panadería por donde vivías? ¿Y los que llevaban las sabanas fiadas y también eran zapateros que pasaban por tu casa? ¿Quienes eran los que tenían las tascas?. Leo sus comentarios que me serviran para el proximo articulo.

Deja una respuesta