MADRID / JACK BOCARANDA / @jackbocaranda

“EL MUNDO DELANTE DE LA CÁMARA” Es un espacio dedicado a esos grandes artistas y amantes de la fotografía, donde logramos captar momentos irrepetibles e inigualables de la vida. En todos sus ámbitos y espacios.

Hoy nos llegan imágenes de Alejandro Angulo, fotógrafo profesional y maestro de guitarra junto al muy conocido productor musical venezolano Juan Carlos Fuguet.

Alejandro Angulo, nos presenta sus obras fotográficas, para participar en el Concurso de fotografía de aficionados «El mundo desde mi casa», de la Unión Europea en Venezuela.

Alejando vive frente al mar del litoral central en Las Salinas, estado La Guaira, Venezuela. Desde allí fueron tomadas estas obras fotográficas que muestran los atardeceres de nuestro litoral y su gente joven viviendo los espacios permitidos en estos tiempos de cuarentena en Venezuela.

“Buscando El Salado” La foto muestra a dos niños pescando con tapabocas. Durante la cuarentena se incrementaron algunos problemas, entre ellos, la obtención de alimentos. Es por ello que muchas personas de la comunidad de Las Salinas recurrieron a la pesca de orilla para poder llevar algo de comer a sus hogares.
“Papagayo de la Libertad” Los niños volando papagayos formaban parte de un atardecer diferente, ya que, en ese momento, comenzaba la flexibilización de la cuarentena que permitía poder jugar frente a sus hogares. Y desde el balcón de mi casa frente al mar, se orquestaba este espectáculo de siluetas y colores.
«Mar de Esperanza» Los niños observaban el horizonte multicolor y con poses de surfistas contemplaban el final de una oportunidad para salir, para jugar, para ser ellos nuevamente junto a la esperanza que algún día todo lo malo ocasionado por la pandemia pasará
“La Hora del Café” es un momento de relax durante la cuarentena, con la compañía de un maravilloso atardecer en la Costa Oeste del Litoral Central, Las Salinas Venezuela.
“Beatificación” Un merecido homenaje a nuestro Doctor José Gregorio Hernández, quien en 1986 fue declarado por el entonces papa Juan Pablo II como venerable, en camino a su pronta beatificación.