Alguna vez escuche: “El corazón humano está hecho para dar y recibir amor” estoy convencida que cuidar lo que damos y agradecer lo que recibimos son acciones que mantienen en equilibrio a nuestro corazón.

El trabajo es cuidar los vínculos; una relación necesita a dos dando y recibiendo con igualdad de deberes y derechos. Si solo queremos recibir no vamos a crecer y si solo queremos dar nos atrapa el miedo a sentirnos en deuda.

Hay dos preguntas que yo me hago para mantener mis relaciones compensadas: ¿Estoy dando lo mejor de mí?  Y la otra ¿Cómo me siento con lo que estoy recibiendo?  Trato de no perderme de mis respuestas, ellas me van ayudando a compensar mis vínculos.

#ReflexionesParaVivir
#Armonia
#Amor